Ser sustentables es costoso, ¿Cómo hacemos un cambio?

A pesar de que todas y todos sabemos lo positivo que es para el medioambiente ser sustentables, promover el upcycling y sumarse a la economía circular, ser responsables en beneficio de esa sostenibilidad no es fácil, es más, suele ser caro y/o trabajoso.

Si queremos reciclar tenemos que destinar tiempo o pagarle a un gestor, si queremos comprar productos a granel es similar, estamos obligados a destinar tiempo para encontrar el más cercano e ir, si queremos consumir productos fabricados con materiales reciclados, nuevamente nos mantenemos dentro de la misma ecuación, cuesta tiempo, plata o ambos.

Dicho esto, ¿alguien se atreverá a decir que es fácil ser sustentables y consumidores responsables?

Entonces, si ser sustentables y responsables tiene un costo, ¿cómo masificamos la práctica? ¿cómo hacemos para que ser sustentables sea la regla y no la excepción?

Las respuestas están lejos de ser fáciles, ya que requiere que todas y todos entendamos la importancia de vivir en un entorno sostenible, de cambiar el sistema de manera que sea efectivo incentivando la sostenibilidad, requiere de dinero para agilizar las políticas públicas y privadas en torno al tema, y hoy, más que eso, vemos iniciativas, proyectos y emprendimientos increíbles tratando de salvar el planeta, pero que no necesariamente están interconectados o coordinados de manera de llegar más rápido al objetivo de ser sustentables y responsables en nuestro consumo, y así con el medioambiente.

Una de las políticas a ejecutar sería fomentar el consumo de productos que tiran de toda la cadena de transformación de materiales reciclables o valorizables, ya que eso impulsaría a los valorizadores, recicladores, gestores, etc. Adicionalmente, una política de esta naturaleza impulsaría la oferta de productos más competitivos dentro de su mercado.

Idea-Tec no es más que una de las tantas empresas que intentan salvar el planeta, tenemos productos sustentables, a precios competitivos y de buena calidad, y así mismo hay tantas otras iniciativas, proyectos y emprendimientos en la misma posición poniendo todas sus energías en tener un planeta en armonía, pero no basta. Falta que seamos la regla en lugar de la excepción, y para eso, faltan políticas que simplifiquen la vida y abaraten los costos de quienes quieren consumir responsablemente y ser sustentables.

Deja una respuesta