Seamos responsables y pidamos lo imposible

 

El consumo responsable ya es una prioridad dada oficialmente por la ONU como el
objetivo número 12 de Desarrollo Sostenible para el periodo 2016-2030. Con el fin de
lograr crecimiento económico y desarrollo sostenible, es urgente reducir la huella
ecológica mediante un cambio en los métodos de producción y consumo de bienes y
recursos.

Hablamos de un nuevo consumidor que hace hincapié en la importancia de un enfoque
sistémico y lograr la cooperación entre los participantes de la cadena de suministro,
desde el productor hasta el consumidor final, sensibilizándolos en educación
ambiental.

El consumidor responsable o sabio es parte fundamental de la cadena de la economía
circular, es la piedra angular donde se sustenta la evolución de esta economía. Es una
persona informada y consciente de sus hábitos de consumo, que busca la opción de
consumo que provoque el menor impacto negativo posible sobre el medio ambiente,
y que tenga un efecto positivo en la sociedad.

Para este nuevo consumidor es vital en su elección el impacto ambiental desde el
punto de vista del ciclo de vida del producto a comprar, valorando los procesos de
producción, transporte, distribución, consumo y residuos que deja el producto. Valora la
huella ecológica producida por un determinado estilo de vida y consumismo.
En la medida que toda la cadena sea responsable, consciente y sabia vamos a seguir
potenciando la economía colaborativa, donde además las empresas se unen para
gestionar sus residuos, para reducir su huella de carbono, eligiendo proveedores
conscientes, todos nos veremos beneficiados. No sólo con el cuidado de nuestro
planeta, sino con la generación de productos eficientes en su calidad, disponibilidad y
acceso.

El paso que viene es la democratización de la sustentabilidad, que no siga siendo un
privilegio de algunos pocos, sino de toda la población. Y eso ocurrirá en la medida que
cada actor actúe de modo responsable en su esfera de acción, cada uno de modo
colaborativo para que todos juntos hagamos el cambio.

Deja una respuesta